Negociar con los niños no tiene por qué significar una pérdida de autoridad

Durante las vacaciones también hay que establecer rutinas, eso sí: consensuadas con los niños, porque hay tiempo para todo