Vivir para agradar a los demás

Existen personas que no confían en sí mismas e hipotecan su propia felicidad por estar pendientes de lo que los demás hacen y piensan